MACREY


El Movimiento Apostólico Cristo Rey, es un movimiento que busca a Jesucristo como ideal en el desarrollo de nuestra persona a través de las disposiciones diarias de los Ejercicios Espirituales y con unas opciones básicas que marcan nuestro camino: educación, fe, sociedad; viviendo el Reino de Cristo y ayudando a que otros lo conozcan y amen.


El Movimiento es una comunidad en la que todos juntos emprendemos un camino, hermanas y jóvenes, donde buscamos con sentido de identidad, pertenencia y empoderamiento del CARISMA y ESPIRITUALIDAD, con nuestra manera de proceder, expresado en un trabajo en equipo para unificar criterios en cuanto al Esquema General de Formación con un dinámica de acción – reflexión, que nos ayuda a crecer y a descubrir la evolución real de nuestra madurez.


Misión: Somos el Movimiento Apostólico Cristo Rey, MACREY, de la Congregación Esclavas de Cristo Rey, constituido por hermanas, niños, jóvenes y adultos, formados en la espiritualidad Legariana e Ignaciana de las cuales están impregnados los valores y pilares que nos caracterizan.


Nos sentimos iglesia y el Evangelio de Jesucristo es el centro de nuestra vida, por ello estamos comprometidos en la construcción del Reino, a través de las disposiciones diarias de los Ejercicios Espirituales, hechos y vividos, así como también, en la formación del liderazgo cristiano, generando procesos y articulando las diferentes dimensiones del ser humano, ordenadas a fortalecer: el crecimiento humano, espiritual y apostólico desde la base del discernimiento, la consolidación familiar, la participación comunitaria, la sensibilidad y conciencia ambiental o ecológica.


Visión: Queremos ser un movimiento consolidado a nivel nacional e internacional y fortalecido en la espiritualidad, liderazgo, fraternidad y servicio, a través del discernimiento personal y comunitario. Contagiamos, convocamos, formamos y acompañamos la vida para evangelizar el corazón de muchos niños, jóvenes y adultos, cada vez MÁS enamorados y apasionados por Jesucristo. Estamos comprometidos en la construcción del Reino al estilo de Don Pedro Legaria, ayudando intensamente en la santificación personal y comunitaria y en la salvación de muchas almas, a mayor gloria de Dios, ya que, “sin fuego en el corazón, no se puede quemar a otros”


Objetivos
  • El crecimiento personal.
  • La integración familiar y comunitaria.
  • La identidad y valores nacionales.
  • La sensibilización y conservación de la naturaleza.
  • Está dirigido a niños y jóvenes a nivel nacional e internacional.