“El porvenir de la humanidad está en manos de quienes sepan dar a las generaciones venideras razones para vivir y razones para esperar” (Gaudium et Spes, 31)

EPICREY


Constatamos cómo la experiencia de Dios en la vida cristiana y sacerdotal, de Don Pedro Legaria y su fidelidad a la Madre Iglesia, hacen de él un hombre abierto y disponible a las llamadas de Dios y al servicio de los hombres. Movido por el gran celo que tenía de llevar las almas a Dios, supo aprovechar cualquier ocasión que se le presentaba, y responder a todas las peticiones que se le hacían, para colaborar en la proclamación del Evangelio.


Don Pedro recibe el Carisma, para fundar un Instituto Religioso Femenino, que a través de la práctica de Ejercicios Espirituales, el Apostolado Seglar, la Enseñanza y otras obras de apostolado hiciera presente en los hombres, el Reino de Dios.


El Padre Fundador, consciente de la importancia que la educación tiene en la misión de la Iglesia, y desde su fidelidad a la misma, la concibe en el Carisma, como un medio, para trabajar por el Reino de Dios y salvar las almas. En la reunión que tiene con las primeras Hermanas el día 1 de enero de 1916, les explicó a grandes rasgos y de modo general el fin de la Obra que se proponía llevar a cabo y que incluye:


1º El Apostolado Seglar


2º Casas de ejercicios


3º La Enseñanza


Desde las primeras hermanas que salieron del aeropuerto de Barajas (Madrid), el 6 de agosto de 1951 con destino a Caracas para hacerse cargo del Colegio de Villa Loyola y a lo largo de cada nuevo colegio que abría la Congregación o al cual iba a trabajar, la entrega de las hermanas en la misión educativa ha estado alimentada y sostenida por la riqueza espiritual que nos ha forjado como Esclavas de Cristo Rey: la formación que Don Pedro dio a la Congregación por medio del ejemplo de su vida, sus palabras y escritos, la experiencia de los Ejercicios Espirituales que nos ha formado y el testimonio de las primeras hermanas que han dejado la huella indudable de santidad, entrega y autenticidad evangélica, “irradiando el ideal del seguimiento de Cristo en su vida de caridad…, …procurando con la divina gracia la propia santificación y ayudar intensamente a la santificación del prójimo”.


El quehacer educativo de las Esclavas de Cristo Rey por más de 50 años ha estado al servicio de la formación integral de la niñez y la juventud, con el propósito de “lograr personalidades humanas capaces de contribuir al bien de la sociedad, integrarse en ella y transformarla”.


La experiencia de los Ejercicios Espirituales forma constantemente nuestro ser y hacer; desde ellos brotan fundamentos espirituales y humanos que inspiran todos nuestros medios de apostolado. En la formación de nuestros alumnos es importante recordar la visión de ser humano (PERSONA), del mundo y de Dios que de ellos brota.


La Comunidad Educativa. Así como el espíritu de familia, debe caracterizar nuestra vida fraterna en las comunidades, cada colegio debe propiciar un ambiente adecuado para que nuestros alumnos puedan madurar en todas las dimensiones de la persona. Las relaciones, el diálogo, la convivencia y el respeto mutuo son elementos esenciales dentro de la comunidad educativa para que alcancen la madurez y adquieran las destrezas necesarias para actuar dentro de la escuela, la familia y la sociedad.


La comunidad educativa de nuestros colegios está formada por: la comunidad de Esclavas de Cristo Rey, los alumnos, los profesores, los colaboradores (administrativos, trabajadores y empleados), los padres de familia y los exalumnos. Todos comparten los mismos ideales y la tarea educativa.


En la actualidad la Congregación desarrolla su labor educativa en 11 colegios, distribuidos en España y América Latina.


En Madrid, España: Colegio “Cristo Rey”.


En Medellín, Colombia: Colegio “San Francisco Javier “.


Colegios Miembros
  • Cristo Rey Altamira Caracas
  • “Jenaro Aguirre” (Obra Social) Caracas
  • Colegio “Villa Loyola” Caracas
  • Fe y Alegría “Timoteo Aguirre” Mérida
  • Cristo Rey Maracaibo
  • CECAL Barquisimeto
  • Cristo Rey Puerto Ordaz
  • Colegio Javier Maracaibo
  • Fe y Alegría “La Chinita”